Estreñimiento

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

El estreñimiento es un problema común en las personas que reciben tratamiento para un cáncer; se puede definir como el movimiento lento de las heces por el intestino grueso que resulta en el paso de heces secas y duras, dando como resultado molestia o dolor. Se considera un patrón normal de intestino el que tiene al menos tres evacuaciones a la semana y no más de tres diarias, pero la definición exacta depende de lo que es normal para cada persona, por o que el estreñimiento deberá verse como un síntoma subjetivo y debe sospescharse cuando hay un cambio en el patrón mormal de cada paciente. 

 

Las heces se mueven a lo largo del colon (el intestino grueso) gracias a que los músculos de éste se contraen de una manera rítmica; hay unos sensores especiales en la pared del intestino que notan cuando el colon esta “lleno” y envian un mensaje que es el que provoca la necesidad de defecar; el inicio y el final de cada movimento del colon están controlados por unos músculos que están en el recto (esfínteres). Cualquier cambio en la fortaleza de estos músculos, daño a los nervios del intestino o cambio en el diámetro del colon puede dificultar la salida de las heces, si están mucho tiempo en el colon se absorbe demasiado líquido y las heces se vuelven secas y duras.

 

Las causas más comunes del estreñimiento en el paciente que recibe tratamiento anticanceroso son el régimen alimenticio, los cambios en los hábitos de evacuación intestinal y la falta de ejercicio; algunos medicamentos utilizados en la quimioterapia, medicamentos para el dolor, el insomnio, la depresión y otros problemas pueden tener como efectos secundarios el estreñimiento; la cirugía del intestino y la radioterapia pueden provocar un estrechamiento en la luz del colon y producir también estreñimiento.

 

Los cambios dietéticos que llevan al estreñimiento son principalmente no comer o beber lo suficiente, e ingerir pocas fibras. Las nauseas y vómitos y la pérdida de apetito provocan un mayor o menor grado de deshidratación y, en un esfuerzo para mantener la suficiente agua en el cuerpo, el organismo absorbe mayor cantidad de líquidos de las heces.

 

Los cambios en los hábitos intestinales, como no hacerle caso al deseo de evacuar o el uso excesivo de laxantes o enemas, especialmente cuando el ambiente no es el habitual y hay falta de intimidad como pasa en un hospital, contribuyen a la aparición de estreñimiento. La falta de ejercicio por inmovilidad, cans