Repugnancia por ciertos alimentos

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

Al igual que muchos pacientes tienen nauseas anticipatorias al asociar las nauseas con estímulos del ambiente de la sala de tratamiento, en muchos casos se puede asociar determinadas comidas, olores y sabores con alguna de los muchas experiencias desagradables que pueden aparecer durante el tratamiento, especialmente con las nauseas y vómitos. Por ejemplo, si poco antes de una sesión de quimioterapia el paciente ha tomado una comida con carne y vomita a causa del tratmiento, es fácil que la mente cree una conexión entre esa comida y el acto de vomitar. Posteriormente la visión, o simplemente el olor de esa comida recordará la experiencia de los vómitos y el paciente sentirá repugnancia por ese alimento; se crea un reflejo condicionado que el enfermo no puede controlar ni prever. Esta experiencia también es válida cuando el tratamiento que se recibe y que provoca los efectos secundarios es la radioterapia.

 

De esta manera, el paciente puede empezar a sentir desagrado por muchos alimentos que antes le gustaban, lo que lo lleva a comer o beber menos y a tener náusea o vómitos; las personas que experimentan una sensación desagradable con una comida en particular pueden llegar a evitarla en el futuro.

 

La mejor manera de evitar la aparición de la repugnancia a alimentos es evitar la aparición de los efectos secundarios desagradables, especialmente las nauseas y vómitos, pero si el problema ya se ha presentado puede intentar:

 

  • Alejarse de la cocina mientras se prepara la comida; pedir ayuda a familiares y amigos para que cocinen, o preparar la comida cuando se encuentre bien y congelarla en porciones individuales.
  • Comer en una habitación bien ventilada y que no sea la cocina.
  • Probar las comidas que tienen pocos olores. Las comidas frías huelen menos que las calientes.
  • Probar nuevos alimentos al sentirse mejor, por ejemplo los domingos para los pacientes que reciben radioterapia diariamente.
  • Comer ligeramente la mañana en que va a recibir quimioterapia
  • Evitar comer comidas favoritas inmediatamente antes y después de recibir una sesión de quimioterapìa o radioterapia.
  • No introducir sabores nuevos cuando haya olores desagradables.

 

Ver bibliografía

 

Ultima actualización ( Martes 13 de Mayo de 2014 13:24 )  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al continuar navegando por la página, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y cómo borrarlas, lea nuestra política de cookies.

Leer nuestra política de cookies