Náuseas y vómitos

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

 

Las náuseas y los vómitos son dos de los más comunes y temidos efectos secundarios de los tratamientos anticancerosos; prevenir y controlar las náuseas y vómitos es muy importante, ya que si no es así, pueden producirse cambios químicos en el cuerpo, pérdida de apetito, problemas físicos y mentales, desgarros en el esófago y la reapertura de heridas quirúrgicas. A pesar de que los tratamientos han mejorado continúan siendo efectos secundarios preocupantes, y las náuseas y vómitos incontrolados pueden interferir con la capacidad del paciente de recibir su tratamiento así como de cuidarse a sí mismo.

 

Las náuseas y vómitos son controlados por el sistema nervioso central, se ha progresado mucho en la comprensión de los mecanismos fisiológicos que los controlan. Para simplificarlo se puede decir que los estímulos, como pueden ser los olores, sabores, movimientos (mareos), irritación del estómago o intestino, ansiedad o los mismos medicamentos que forman parte de la quimioterapia, provocan la aparición de sustancias químicas (los neurotransmisores) que afectan a un “centro del vómito” que se encuentra en la base del cerebro y entonces se producen de manera refleja las náuseas y vómitos.

 

La náusea es una desagradable sensación que se presenta en la parte posterior de la garganta o el estómago y que se manifiesta a intervalos, y que puede o no resultar en vómito; el vómito es la expulsión violenta del contenido del estomago, a través de la boca; y las arcadas son movimientos del estómago y el esófago para vomitar sin que haya expulsión de vómito y se conocen también como "vómito seco".

 

Las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia pueden ser agudos (en las primeras 24 horas), diferidos (vómitos que se producen pasadas 24 horas) y/o anticipatorios. Los vómitos anticipatorios son una respuesta aprendida, lo que significa que se produce en respuesta a un estímulo, la quimioterapia. Con este tipo de náuseas y vómitos, los síntomas suelen producirse después de la exposición inicial a la quimioterapia y antes de tratamientos posteriores.

 

Las náuseas y vómitos causados por el tratamiento pueden mejorar o desaparecer con un cambio en la dieta y con potentes medicamentos llamados antieméticos. Durante los últimos años se han desarrollado muchos y mejores medicamentos que bloquean la señal del cerebro que produce las náuseas y los vómitos. Como consecuencia del uso generalizado de antieméticos, las náuseas y los vómitos no son tan intensos y no se producen con tanta frecuencia como antes. No siempre los mismos medicamentos funcionan igual en todos los pacientes, puede ser necesario probar más de uno antes de descubrir el que mejor puede aliviar sus molestias, no se desanime, continúe trabajando con su médico hasta encontrar el que mejor le vaya.

 

Estos fármacos se pueden usar solos o combinados.Algunos medicamentos duran muy poco tiempo en el cuerpo, y necesitan ser administrados con más frecuencia, mientras que otros no, y para que el control de las náuseas y vómitos sea efectivo, la cantidad de medicamento en la sangre debe mantenerse constante, por lo que es muy importante tomar correctamente la medicación recetada. Se debe informar al médico o enfermera si no se está seguro de cómo tomarlos. También se debe contactar con el equipo médico si se experimenta cualquiera de las siguientes cosas:

 

  • Vómitos que impiden tomar la medicación
  • Los antieméticos ayudan a reducir sus náuseas y vómitos, pero no tanto como fuese deseable. Es posible que haya que cambiar la dosis o el doctor puede cambiar a un antiemético diferente.
  •  

Los derivados del cannabis (cannabinoides) también actúan supuestamente en las estructuras superiores del SNC para evitar las náuseas y los vómitos; hay varios derivados sintéticos de las substancias psicoactivas presentes en la marihuana cruda, pero ninguno de ellos está comercializado en nuestro país. A causa de las limitaciones sociales y culturales y probablemente de su escasa utilidad en la mayoría de los casos, los cannabinoides no se encuentran entre los agentes que primero se seleccionan para uso clínico, pero pueden ser útiles y aceptados en ciertos pacientes.

 

La mejor manera de evitar las náuseas y vómitos anticipatorios es tomar antieméticos efectivos para prevenir los síntomas, las técnicas de relajación pueden ayudar mucho a mejorar esta situación. El éxito del tratamiento es mayor cuando estos síntomas se identifican y tratan a tiempo.

 

Muchos pacientes tienen náuseas y vómitos con la quimioterapia, algunos consejos para mejorar estos síntomas son:

 

  • Preguntar a su médico sobre los medicamentos que pueden ayudar a evitar las molestias.
  • Beber líquidos por lo menos una hora antes o después de las comidas en lugar que durante las comidas ya que los líquidos darán sensación de tener el estómago lleno, beber frecuentemente y en pequeñas cantidades.
  • Comer y beber lentamente, en lugar de 2 o 3 comidas importantes debe comer pequeñas cantidades a lo largo del día, Debe comer antes de tener hambre ya que el hambre puede hacer mas importantes las náuseas.
  • Comer comida fría o a temperatura ambiente, la comida caliente aumenta las náuseas.
  • Beber zumos de frutas suaves o refrescos que hayan perdido el gas y no tengan cafeína.
  • Llevar ropa no ajustada.
  • Respirar profunda y lentamente cuando se tengan náuseas.
  • Intentar distraerse hablando con la familia o amigos, oyendo música o viendo una película.
  • Usar técnicas de relajación.
  • Intentar evitar olores que sean molestos, como olores de cocina, tabaco o perfumes.
  • Evitar comidas muy dulces o grasas, evitar fritos o comidas de olor fuerte.
  • Descansar, pero no sin estirarse, por lo menos dos horas después de una comida.
  • Evitar comer durante un par de horas antes del tratamiento si normalmente se tienen náuseas mientras la administración de la quimioterapia o radioterapia.
  • Si aparecen los vómitos no se debe comer ni beber nada hasta que hayan desaparecido, después se puede empezar bebiendo líquidos en pequeñas cantidades y frecuentemente, para pasar después a una dieta suave. Tomar comidas y bebidas ricas en potasio.
  • Se debe contactar con el médico o enfermera si las náuseas y vómitos no permiten comer en varios días o si se tiene diarrea al mismo tiempo.

 

Ver bibliografía

 

Ultima actualización ( Martes 13 de Mayo de 2014 13:23 )  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al continuar navegando por la página, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y cómo borrarlas, lea nuestra política de cookies.

Leer nuestra política de cookies