Diarrea

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

La quimioterapia y la radioterapia afectan principalmente a las células que se dividen con rapidez, como las del revestimiento de los intestinos grueso y delgado. Un número elevado de dichas células muere, lo cual provoca que en los días y semanas posteriores el tubo digestivo no funcione de forma eficaz, con lo que el cuerpo no absorbe bien las grasas, los derivados de la leche, las sales biliares, los minerales, las vitaminas y el agua.

 

La agresión a las células del tubo digestivo provoca diarrea, con lo que los alimentos pasan muy rápidamente por los intestinos que no tienen la oportunidad de absorber los alimentos. Además los nutrientes no pueden cruzar la pared intestinal dañada y la producción de enzimas, especialmente de lactasa, se reduce o se detiene completamente, produciendo una intolerancia a la lactosa. Esto significa que el cuerpo no puede absorber un azúcar de la leche que se llama lactosa; además de la leche, los productos derivados de la leche (como el queso y los helados) y las comidas en que se añade leche pueden contener lactosa. Para algunas personas, los síntomas de la intolerancia a la lactosa (gases, retortijones, diarrea) desaparecen unas cuantas semanas o meses después de finalizar los tratamientos. Para otras, pueden ser permanentes y necesitar un cambio en los hábitos dietéticos.

 

La radioterapia provoca estos efectos al producir una inflamación importante del intestino (enteritis rádica). La enteritis por radiación es un trastorno de los intestinos grueso y delgado que ocurre durante la administración de radioterapia al abdomen, la pelvis o el recto, o después de dicha terapia. Tanto el intestino grueso como el delgado son muy sensibles a la radiación; el daño provocado a los tejidos normales aumenta cuanto más altas son las dosis de radiación y, como la mayoría de los tumores situados en el abdomen y la pelvis necesitan dosis elevadas, la aparición de enteritis es probable. Los síntomas de la enteritis normalmente mejoran 2 ó 3 semanas después de finalizar el tratamiento.

 

La quimioterapia es la responsable más habitual de la diarrea y de los problemas de absorción de alimentos asociados en los pacientes con cáncer, la severidad de la diarrea depende del tipo de quimioterapia y de la dosis y puede durar hasta 2 semanas; la terapia biológica, como el interferón y la interleuquina puede empeorar la gravedad de la diarrea cuando se asocia con la quimioterapia. Cualquier cirugía que conlleve la extirpación de una parte del estómago o de los intestinos interferirá con la absorción de líquidos y nutrientes, como en el síndrome de “dumping” que ocurre cuando se extirpa parte del estomago y se fuerza al intestino delgado a llenarse rápidamente con comida no digerida.

 

La mala absorción de los nutrientes conduce a la pérdida de peso y a la falta de los elementos necesarios, proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas, para mantener una alimentación correcta y dificulta la reparación de los tejidos dañados por los tratamientos.

 

Para combatir la diarrea y los problemas de mala absorción pueden serle útiles estos consejos:

 

  • Beber muchos líquidos para reemplazar los que se pierden por la diarrea. Beber poco a poco y asegurarse que las bebidas están a temperatura ambiente. Dejar que las bebidas gaseosas pierdan el gas antes de beberlas.
  • Comer pequeñas cantidades de comida a lo largo del día en lugar de tres comidas copiosas.
  • Si el médico no dice lo contrario, tomar comidas ricas en sodio y potasio.
  • Evitar las comidas ricas en fibras, pueden empeorar la diarrea y los problemas de absorción. Se debe empezar ya el primer día de la radioterapia.
  • Evitar el café, el té, el alcohol y los dulces. Debe alejarse tambén de fritos y comidas grasas o muy especiadas.
  • Evitar la leche y sus derivados si producen dolor abdominal o diarrea.
  • Avisar al médico si la diarrea es importante o dura más de dos o tres días, puede ser necesario recetar medicamentos contra la diarrea.
  • Consultar con el médico cualquier nueva medicación; ciertos laxantes, antiácidos, antigotosos y antibióticos pueden agrabar los problemas de absorción y diarrea.

 

Ver bibliografía

 

Ultima actualización ( Martes 13 de Mayo de 2014 13:23 )  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al continuar navegando por la página, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y cómo borrarlas, lea nuestra política de cookies.

Leer nuestra política de cookies